15 de junio de 2018

2 Comentarios

Es importante conocer los detalles de cada uno de los métodos antes de decidir cambiar de banco con la hipoteca. Eso sí, pueden conllevar ciertos riesgos y costes adicionales en nuestro préstamo que deberemos de barajar previamente.

Estos métodos son dos: subrogación o cancelación. Ambas operaciones tienen como objetivo cambiar de banco con la hipoteca; pero existen diferencias importantes entre una y otra.

 


 

¿Necesitas cambiar de banco tu hipoteca?

Analizamos tu caso y te recomendamos la financiación más adecuada a tu situación financiera.

 

 


 

Subrogación

En el primer caso, cambiar de banco con la hipoteca con una subrogación hace referencia al traslado de nuestro préstamo de un banco a otro. Básicamente, este método nos empuja a renegociar nuestras condiciones con el otro banco al que nos vamos a mudar.  La subrogación incluye ciertos gastos como:

  • Comisión de subrogación

  • Costes de notaría al cambiar de banco

  • Gastos de registro y gestoría

  • Costes de tasación

Cancelación 

Por lo que respecta a la cancelación para cambiar de banco con la hipoteca, es el proceso de cerrar nuestro crédito vigente y abrir una nueva con la entidad bancaria a la que migramos. Esta operación lleva unos costes elevados como:

  • Comisión de cancelación

  • Costes de notaría

  • Gastos de registro y gestoría

  • Tasación

  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentados que deberemos de abonar a Hacienda

 

¿Cuándo es conveniente realizar una u otra?

Está claro que la subrogación es una acción mucho más económica que la cancelación del préstamo hipotecario. La principal diferencia es que al subrogar nuestra casa no tendremos que volver a pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados que pagamos al firmar la primera vez nuestro préstamo. Es un dato a tener en cuenta a la hora de cambiar de banco con la hipoteca y decidirnos por un método u otro.

Si lo que buscas es una modificación en el contrato de tu vivienda puedes cancelar la actual, asumiendo todos sus costes. Pero si lo que quieres es mejorar tus condiciones puedes subrogar la vivienda que ya tienes, todo es negociar con la nueva entidad bancaria.

Sea como sea, al contratar un préstamo para comprar una casa, es importante negociar unas buenas condiciones con la entidad bancaria; de esta manera conocer todos los detalles por si algún día decidimos cancelar o subrogar nuestra hipoteca.

 


 

¿Necesitas cambiar de banco tu hipoteca?

Analizamos tu caso y te recomendamos la financiación más adecuada a tu situación financiera.

 

 


 

¿Tienes alguna duda?

Déjanos un comentario