Esta web utiliza ‘cookies’ propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro portal. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

Diferencias entre una tarjeta de crédito y una de débito

Diferencias entre una tarjeta de crédito y una de débito

LAS MEJORES TARJETAS 


 

► Gratis con la Cuenta Nómina

► Sin comisiones

► Retiradas de efectivo gratis


 

► Gratis con la Cuenta_ON

►Cuota de alta y mantenimiento gratis

► Retiradas de efectivo gratis


Para realizar nuestras compras diaria y gestiones, cada vez es más habitual que recurramos a las tarjetas bancarias, tanto si son de crédito o de débito. La mayoría de la población española emplea, de forma más constante, su tarjeta para pagar que el dinero en efectivo, generalmente por motivos de comodidad y rapidez.

Si tienes pensado contratar una tarjeta y no sabes cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y una de débito y cuál te conviene más, te explicaremos en qué consiste cada una de ellas, sus ventajas y las diferencias más relevantes para acertar con tu elección y elegir la tarjeta más adecuada

 

¿Qué es una tarjeta de crédito?

La característica más importante de una tarjeta de crédito es que es un tipo de financiación, ya que el dinero del que dispones es un crédito concedido por la entidad con la que tengas la tarjeta, y con este plástico podrás acceder a estos fondos. 

Con la tarjeta de crédito podrás realizar compras y disponer del efectivo que desees aunque esta ya no tenga fondos, pero debes tener en cuenta que incurrirás una deuda con el banco que deberás devolver. Puedes hacerlo de diferentes formas: a fin de mes (un día establecido), mediante un porcentaje (desembolsado mensualmente) o mediante una cuota fija (la cifra se establecerá antes).  

En algunos casos, la adquisición de este tipo de tarjetas acarreará costes y comisiones por ser utilizada en algunos comercios o disponer de efectivo. 

 

¿Qué es una tarjeta de débito?

En cambio, una tarjeta de débito es una tarjeta asociada a tu cuenta de ahorro o corriente. De hecho, en la mayoría de casos no se te cobrará nada por su adquisición, ya que se incluye en la contratación de la cuenta, ni se te cobrarán comisiones por utilizarla en comercios o por disponer de efectivo. 

Aunque las tarjetas no dispongan de comisiones, el mantenimiento o apertura de la cuenta puede que sí incluya algún interés que deberás abonar, o algún tipo de condiciones. 

 

Diferencias entre tarjeta de crédito y débito

Saber las diferencias entre las tarjetas de crédito y las de débito te será muy útil para escoger la tarjeta más adecuada para tus necesidades. Las diferencias más importantes entre una tarjeta de crédito y una tarjeta de débito son:

Titularidad del dinero

En la tarjeta de débito, como hemos mencionado anteriormente, el saldo de la tarjeta está vinculado en su totalidad a tu cuenta corriente, por lo que en este caso, el límite de la tarjeta será la cantidad de dinero del que dispongas en esa misma cuenta. 

Al realizar un pago con esa tarjeta, la cantidad se descontará al instante del saldo de la cuenta del titular, por lo que en ningún momento se queda reflejada ninguna deuda con el banco. 

Por otro lado, el saldo en la tarjeta de crédito es la financiación prestada por el banco. El saldo está vinculado a una línea de crédito de la que se descuenta el dinero, acarreando una deuda con la entidad. El titular estará obligado a devolver lo que gasta. 

El plazo de pago

Otra diferencia entre la tarjeta de débito y la tarjeta de crédito es el plazo de pago, es decir, el tiempo que transcurre desde que se realiza el pago del bien o servicio hasta que el dinero se descuenta de la cuenta. 

En el caso de la tarjeta de débito, la cantidad se descuenta al instante de la cuenta asociada, en cambio, en la tarjeta de crédito, el pago puede realizarse en el momento que tú elijas. 

Podrás realizar los pagos de las adquisiciones a final de mes o aplazando las compras que selecciones, pero también podrás pagarlas al momento. 

Límite 

Los límites de las tarjetas están en la cantidad de dinero que podrás tener en la tarjeta. En lo que a las tarjetas de débito se refiere, el límite será la cuantía de dinero que tengas disponible en la cuenta asociada a la tarjeta. 

Sin embargo, en la tarjeta de crédito el límite máximo lo establecerá la entidad. La cantidad que se le preste al titular de la tarjeta dependerá de su solvencia económica y su capacidad de pago, no de la cantidad que tengas en la cuenta bancaria. 

Protección y seguros 

El fraude de las tarjetas es uno de los mayores miedos de los ciudadanos en el momento en que adquieren una. Las tarjetas de débito en muchos casos son gratuitas si contratas una cuenta en una entidad, por lo que no suelen tener seguro, pero en caso de extravío podrás bloquearla o darla de baja. 

Por el contrario, las tarjetas de crédito suelen disponer de seguro antirrobo debido a que en caso de pérdida o robo, el dinero que se pierde pertenece al banco. 

Requisitos 

Los requisitos para contratar cada una de las tarjetas también serán bastante diferentes. Variará dependiendo en primer lugar de la capacidad de pago, se comprobará que dispongas de ingresos suficientes y experiencia crediticia, también será casi indispensable disponer de una nómina en el caso de las tarjetas de crédito, ya que el banco corre el riesgo de prestar el dinero. 

En cambio, podrás disponer de una tarjeta de débito contratando una cuenta de ahorro o una cuenta corriente. Con presentar tu documento de identificación, un comprobante de domicilio y realizar un pequeño depósito inicial bastará, por lo que suelen concederse a todos los clientes. 

 

¿Me conviene más una tarjeta de débito o una de crédito? 

Por lo general, siempre es más favorable disponer de una tarjeta de débito, ya que así harás uso de tu dinero, sin tener que estar pagando siempre la deuda que se contrae con una tarjeta de crédito. Además, también es recomendable disponer de una cuenta en la que deposites tu dinero y poder pagar de ahí los gastos diarios. Con la tarjeta de débito tendrás un mayor control sobre tus compras y tus gastos. 

En cambio, si tienes pensado realizar alguna compra o vas a realizar algún gasto extraordinario como comprar un móvil, realizar algún viaje o alguna reforma de tu casa, puede que el financiamiento de una tarjeta de crédito sea una ventaja. 

Si te decides por adquirir una tarjeta de crédito, recuerda que su uso debe ser responsable, y en caso de necesitar financiación en un futuro, tu buen comportamiento te facilitará el proceso. Usa nuestro comparador de tarjetas de crédito para buscar la que más se ajuste a tus necesidades y contrata la más adecuada. Recuerda que con una tarjeta de débito siempre tendrás un mayor conocimiento de tus gastos y no tendrás que hacer frente a deudas innecesarias. 

 

 

Y tú, ¿por cuál te decides?

 


 

¿Necesitas una financiación extra para terminar el mes?

En Kreditiweb analizamos tu caso personalmente y te recomendamos la cuenta bancaria y el plan de ahorro que mejor encaje con lo que necesitas.

  • Retiradas gratuitas y sin comisiones
  • Respuesta en 2 minutos
  • GRATIS y sin compromiso

 


 

Publicado por Kreditiweb

comentarios2 comentarios

05 de febrero de 2020

Federico Rubio

Yo prefiero una tarjeta de débito en la que pueda controlar mejor mis gastos y pagar al momento. Alguna vez he tenido una tarjeta de crédito y por realizar pagos aplazados me he visto en una situación de endeudamiento. Recomiendo las tarjetas de débito 100%
26 de febrero de 2020

Sonia Borreda

Yo soy más tradicional, y alguna vez me he visto en algún apuro económico y me ha venido muy bien tener una tarjeta de crédito con la que pagar

Deja un comentario

Antes de firmar la solicitud, debes leer la información básica sobre protección de datos que aparece aquí.
Cargando

Tu comentario se ha añadido correctamente

Muchas gracias por enviar un comentario. Tu comentario será revisado y si cumple con los requisitos será publicado.

Error al añadir tu comentario