02 de mayo de 2019

0 Comentarios

Cuando buscas financiación es posible que te surjan dudas como por ejemplo si es lo mismo una tarjeta de crédito que una línea de crédito. En este post te contamos qué es una línea de crédito y una tarjeta de crédito.

 

¿Qué es una línea de crédito y cómo funciona?

Una línea de crédito puede definirse como aquella cantidad de dinero que una entidad bancaria pone a disposición de un determinado cliente para que éste pueda usarlo en todo o en parte durante cierto tiempo.

El funcionamiento es simple: la entidad bancaria agrega un saldo extra en la cuenta del cliente y cobra a este un interés que se aplica a la parte de dicho dinero de que disponga y el número de días en que lo haga. La gran ventaja de esta forma de financiación es que solo se aplican intereses por las cantidades de que el cliente haya dispuesto, con independencia del cuál sea el máximo de la línea. Concluido el periodo acordado, el cliente deberá restituir el saldo existente al principio.

Este producto financiero es muy útil para autónomos y empresas que necesiten atender ciertos pagos y carezcan del suficiente efectivo en caja. No obstante, también puede serlo para particulares que precisen igualmente de liquidez en un momento dado, ya sea para realizar determinada compra, gastos inesperados, contratar un viaje, etcétera.

 

LAS MEJORES LÍNEAS DE CRÉDITO


 

Línea de crédito Creditea - Kreditiweb

 

► Hasta 5.000€

► A devolver hasta en 36 meses

► TAE mínimo 42,46%

 


 

Línea de crédito Euroloan - Kreditiweb

 

► Hasta 5.000€

► A devolver hasta en 36 meses

► TAE mínimo 42,46%


 

¿Qué es y cómo funciona una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es una herramienta financiera, confeccionada con material plástico, que emite un banco o institución especializada a nombre de una determinada persona, quien la podrá utilizar para sacar dinero o efectuar compras sin necesidad de pagar en efectivo. El término “de crédito” obedece a que el cliente, al utilizar la tarjeta, hace uso de un préstamo que la entidad financiera le está otorgando, al que, como sucede con todo préstamo bancario, se aplicará un tipo de interés previamente convenido.

Las tarjetas de crédito están sujetas en este sentido a un límite de dinero que el cliente no podrá sobrepasar. Las formas de devolución del crédito por el cliente varían en función del acuerdo a que se haya llegado con el banco: pago íntegro al finalizar el mes, cuotas fijas mensuales, etcétera.

La adaptación de las entidades bancarias al auge de Internet ha hecho que ya no sea imprescindible acudir a la sucursal bancaria para solicitar una tarjeta de crédito, puesto que muchas de ellas permiten su contratación directamente a través de la red, con lo que el cliente no tiene ni que moverse de casa. En este caso estaríamos ante una tarjeta de crédito online.

 

LAS MEJORES TARJETAS DE CRÉDITO


Tarejta de crédito Bankintercard Oro - Kreditiweb

 

► Hasta 5.000€

► TAE 26,82%

 


 

Tarjeta de crédito Wizink - Kreditiweb

 

► Hasta 10.000€

► TAE 27,00%

 


 

Diferencias y similitudes entre tarjeta de crédito y línea de crédito

Existe una gran similitud entre ambos productos financieros, pues no en vano toda tarjeta de crédito esta realmente vinculada a una línea de crédito; cada vez que el cliente hace uso de la tarjeta lo que está en realidad es disponiendo de una parte o de la totalidad del saldo de esta.

Ahora bien, no es lo mismo tarjeta de crédito que linea de credito. Para empezar, la tarjeta de crédito no es solo un instrumento de financiación, sino también un medio de pago. Además, la tarjeta de crédito puede llevarse en el bolsillo, por lo que es más práctica que la mera línea de crédito si lo que se pretende es usarla para comprar en comercios.

Por lo demás, aunque en ambos casos se establece un límite cuantitativo que el cliente no puede sobrepasar, este viene a ser, por regla general, bastante más elevado en las líneas de crédito que en las tarjetas de crédito.

 

¿Cuándo solicitar una línea de crédito y cuándo una tarjeta de crédito?

Habida cuenta que no es lo mismo tarjeta de crédito que linea de crédito, resulta lógico preguntarse cuándo servirse de una u otra. Es evidente que, por su propia naturaleza, la tarjeta de crédito es más útil cuando se trata de realizar pagos en comercios o a través de internet, dada su fácil portabilidad y manejabilidad.

Las líneas de crédito, por su parte, son preferibles cuando resulte necesario tener liquidez de manera inmediata para, por ejemplo, efectuar pagos puntuales urgentes, como pueden ser pagos de nóminas (en el caso de empresas), emergencias inesperadas, financiación de un viaje y otros gastos similares.