Esta web utiliza ‘cookies’ propias y de terceros, para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro portal. Al continuar navegando acepta su uso. Más información

Préstamos sin aval
26 de junio de 2017 0 Comentarios

A día de hoy existen entidades financieras que ofrecen múltiples de créditos sin la necesidad de un aval o una nómina. Cuando hablamos de aval, hacemos referencia al respaldo que nos da un tercero a la hora de solicitar un crédito. Por lo tanto, es importante conocer la diferencia entre aval y garantía a la hora de hablar de estos créditos.

Además, a la hora de solicitar estos préstamos sin necesidad de un aval, tampoco es necesario disponer de una nómina como tal, pero sí que deberemos percibir algún tipo de ingreso regular. Estos ingresos deben ser justificados y entre todas las posibilidades disponibles, los ingresos periódicos que se permiten sin la necesidad de una nómina son:

  • Prestación por desempleo
  • Prestación por invalidez
  • Beca de estudiante
  • Pensión de jubilado
  • Ingresos por el alquiler de una propiedad

Dicho esto, las entidades públicas son más exigentes a la hora de conceder préstamos por lo que si se dispone de una nómina siempre es positivo.

Requisitos

Como con cada préstamo, dependiendo de la entidad financiera que conceda el crédito, se estipularán unos requisitos u otros, pero por norma general las exigencias son las siguientes:

  • Tener un mínimo de 21 años
  • Residir en España
  • Percibir unos ingresos periódicos como los citados anteriormente, ya sea con o sin nómina
  • Tener una cuenta a nuestro nombre

Ventajas

A parte de la propia facilidad de no requerir de un aval o una nómina a la hora de solicitar este tipo de préstamos, también cuentan con algunas ventajas adicionales tales como:

  1. Se trata de ayudas fáciles de adquirir y solicitar, y en el caso de no disponer de un aval que responda ante nosotros es, probablemente, la única opción de financiación.
  2. Se trata de créditos de acceso rápido y de manera online, por lo que suelen ser accesibles a todos y muy sencillos de solicitar. Además de una manera rápida de financiación.
  3. Como hemos dicho antes son préstamos rápidos. Los plazos de admisión y adquisición de estas ayudas suelen ser muy rápidos.
  4. No importa la finalidad de la ayuda percibida. Pocas empresas se interesan por el destino del dinero solicitado, por lo que no tener que justificar nuestro crédito es algo a tener en cuenta a la hora de solicitar estas ayudas.

Los plazos de devolución de estos préstamos suelen comprenderse entre 1 mes o a largo plazo en cuotas mensuales. Todo dependerá de la necesidad de cada solicitante. Asimismo, el importe se puede devolver anticipadamente, pero hay que tener en cuenta de que algunas financieras nos cobrarán comisiones por ello y en otras no supondrá ningún coste añadido.

 

Deja un comentario: