21 de febrero de 2019

0 Comentarios

Cuando solicitamos un préstamo nos surgen muchas dudas, necesitamos el dinero pero a la vez queremos conseguir las mejores condiciones y muchas veces no tenemos la información necesaria.

 

En esa situación, a veces aceptamos condiciones de las que no somos conscientes que nos van a costar asumir, y de repente cumplir con los plazos ya no es tan sencillo, por lo que llega un momento en que necesitamos decir ¡stop! Vamos a replantear las condiciones de nuestro préstamo para conseguir unas mejores.

 

¿Qué quiere decir “refinanciar un préstamo”?

 

Cuando pedimos un préstamo normalmente sentimos un gran alivio de poder hacernos cargo, por fin, de los gastos que teníamos pendientes y que nos hacían sentir ahogados. Es el momento perfecto para ponernos al día con los gastos pendientes, sin embargo, devolver el préstamo de acuerdo a las cuotas fijadas a veces se va complicando y se convierte en una nueva carga económica. Es entonces cuando necesitamos una refinanciación de nuestro préstamo personal para aplazar el pago o reducir las cuotas.

 

La refinanciación es la renegociación de un préstamo de acuerdo a una ampliación del plazo, unas cuotas más reducidas y nuevas tasas de interés que nos permitan devolver el préstamo de forma más cómoda.

Sin embargo, ¿es del todo positivo refinanciar tu préstamo? ¿Es mejor alargarlo pagando cuotas más pequeñas pero más intereses, o cuotas más altas con los intereses pactados inicialmente?

Este es uno de los debates más comunes en los que la gente se pierde decidiendo sobre qué sale más económico a la hora de pagar tu préstamo. Lo cierto es, que el hecho de que un préstamo sea más caro o barato depende de diferentes factores, y uno de ellos es el tiempo, el que lo hace más caro.

 

SOLICITA TU PRÉSTAMO YA DESDE KREDITIWEB: 


 

Línea de crédito Creditea - Kreditiweb

 

► Hasta 5.000€

► A devolver hasta en 36 meses

► TAE mínimo 42,46%


 

 

Factores que determinan el precio de un préstamo

 

Hay diversos factores de los que depende que un préstamo sea más costoso o menos costoso, te enseñamos cuáles:

 

El importe solicitado

 

Como es evidente, el importe solicitado determina en gran medida el precio del préstamo, sin embargo, poco tiene que ver el dinero que solicitamos con lo que finalmente acabamos pagando. Si bien es cierto que los microcréditos, siendo un importe muy bajo, se acaban inflando en gran medida, si solicitas un préstamo por un importe de 30,000 sabes que el dinero que vas a tener que devolver es mucho mayor también, puesto que necesitarás más tiempo para devolverlo.

 

  • Como consejo: Se cauto a la hora de pedir un importe, pide justo lo que de verdad necesitas y no te sobrepases, puesto que ese dinero que solicitas “de margen” lo vas a pagar bastante más caro que el no tenerlo en absoluto.

 

La entidad a la que solicites el préstamo

 

La entidad emisora del préstamo establece las condiciones, los préstamos y en primer lugar, si acepta o rechaza su solicitud. Por ello es importante realizar un trabajo de investigación sobre cuales son las entidades que ofrecen condiciones mejores. Siempre hay alguna entidad que favorece en algún factor que a ti te beneficia o que resulta más cómodo para tu bolsillo, por ello es importante tomarse un tiempo en este paso.

  • Como consejo: Es verdad que alguna entidad puede beneficiarte, pero no te fíes de encontrar condiciones extremadamente beneficiosas: No existen o son trampa. Se muy consciente de eso y evitarás caer en fraudes y estafas.

 

Las tasas de interés de tu préstamo

 

Otro factor muy influyente en el precio de tu préstamo es sin duda las famosas tasas de interés. Lo más común es que encuentres la aplicación de tasas fijas a tu préstamo, sin embargo, hay entidades que al igual que en la solicitud de hipotecas, también te dan la oportunidad de aplicar tasas variables para el pago de tus préstamos.

Normalmente las tasas de interés son altas en este tipo de productos financieros, por lo que siempre es mejor contratar las tasas más bajas y a ser posible en tasa fija, puesto que así no estarás expuesto a las variaciones del mercado.

 

  • Como consejo: Al igual que en el apartado anterior, es importante contrastar muy bien las tasas que se aplican en el mercado, si bien recomendamos que escojas la más baja, si es notablemente más baja que el resto de competencia, no te fíes.

 

El plazo de devolución del préstamo

 

El tiempo, como decíamos al inicio del apartado, es uno de los factores principales que delimitan el precio de tu préstamo. Siempre debes tener en cuenta que por mucho que reduzcas las cuotas de tu préstamo, si lo pagas durante más tiempo te están cobrando unos intereses, es decir, un dinero extra, que te ahorrarías si lo devuelves cuanto antes.

 

  • Como consejo: Una de las razones de que cada vez cueste más devolver un préstamo, es la refinanciación. Cuando refinancias un préstamo,  en lugar de economizarse las cuotas, lo que haces es elevar el precio final de tu préstamo, puesto que el dinero que te ahorras con cada cuota se cobra con creces en el pago de las tasas de interés que suben con cada refinanciación. Se muy consciente de esto y de tu capacidad de pago cada mes.


 

Como conclusión final, nadie mejor que tu para saber qué condiciones son las más favorables, no te dejes llevar por una reducción de cuotas sólo porque parezcan más cómodas, si sabes que a la larga la prolongación del préstamo te va a suponer un mayor desembolso. Incluso es más recomendable pagarlo de forma anticipada,siempre y cuando tengas constancia de que no te supone una penalización por el pago adelantado).

 

 

 


 

Si no puedes refinanciar y tus deudas ya te sobrepasan, solicita ya una reunificación de deudas desde Kreditiweb:


 

 

Por otro lado, si te resulta imposible hacer frente a las cuotas inicialmente pactadas, entonces para tu caso, quizá sí es necesaria una refinanciación y es más recomendable pagarlo más caro aunque con cuotas más cómodas, que no pagarlo en absoluto y acabar en la lista de morosos.


 

¿Hemos resuelto tus dudas sobre la refinanciación? Comentanos si aún te queda alguna...