Esta web utiliza ‘cookies’ propias y de terceros, para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro portal. Al continuar navegando acepta su uso. Más información

Préstamos personales

A devolver en

Motivo del prestamo

El préstamo personal que se adapta a ti

En el mercado financiero existen numerosos tipos de préstamos personales. Nosotros, mediante un pequeño cuestionario, te ponemos en contacto con las opciones más convenientes para obtener financiación según tu situación personal.

1

Rellena los campos para que analicemos tu perfil y estudiemos las características de tu solicitud de préstamo.

2

Una vez realizado el estudio, te llamaremos para ofrecerte las opciones que mejor se adaptan a tu perfil para que puedas escoger la que más te conviene.

3

Una vez tu estudio financiero ha sido pre-aprobado, podrás firmar el contrato con la entidad de forma fácil y rápida.

Preguntas Frecuentes

¿Cuánto cuestan los préstamos online?

A la hora de solicitar un préstamo personal online hay que tener en cuenta el valor total del mismo, sumando todos los costes adicionales.

Primero de todo, se sumarán los intereses TIN (Tipo de Interés Nominal) y TAE (Tasa Anual Equivalente) a la cantidad demandada.

Después, habrá que considerar otras comisiones o costes adicionales por recibir financiación, por ejemplo: comisión por apertura, comisión de estudio, seguros, pagos a terceros, comisión por amortización anticipada, etc. Cada entidad aplicará los costes adicionales que crea conveniente, por lo tanto, al sumar todas estas cifras obtendremos el coste total del préstamo.

Por último, cuando se tenga esta cifra es recomendable hacer la misma operación con diferentes entidades, así se sabrá qué préstamo personal es más económico.

¿Qué es el TIN y qué es la TAE?

El TIN conocido como el Tipo de Interés Nominal, es el porcentaje fijo previamente pactado por el dinero prestado. Básicamente, se trata del porcentaje que recibe el banco por prestar el dinero. El TIN se obtiene sumando el Euríbor al coste que atribuye la entidad a la concesión de un préstamo. Sin embargo, el producto financiero puede conllevar otros gastos asociados a la operación. Puede ser semanal, mensual o anual.

La TAE es la Tasa Anual Equivalente, es decir, el coste de tu hipoteca en base al TIN. Por lo tanto, en este interés se tiene en cuenta el TIN, las cuotas, los gastos de la operación y diferentes comisiones que soporte el préstamo personal. El TAE es la tasa que el cliente tiene que considerar para comparar entre diferentes productos.

¿Cúal es la edad mínima para que me concedan un préstamo?

Debes ser mayor de edad para poder solicitar un préstamo. No obstante, algunas entidades financieras exigen que la edad mínima sea entre 19 y 25 años.

Diferencias y similitudes entre préstamos y créditos

Los préstamos y créditos tienen la similitud de proporcionar financiación a una persona a través de una entidad. Pero son productos financieros con características y finalidades diferentes.

Por una parte, el préstamo es la entrega de una cantidad de dinero fija al solicitante, con la condición de que sea devuelto en un plazo acordado por ambas partes a través de unas mensualidades concretas. Además, el beneficiario del préstamo tiene que hacer frente a comisiones e intereses por recibir una cantidad de dinero determinada. Una de sus finalidades es la adquisición de bienes que requieren un desembolso económico del que no se dispone.

Por otra parte, los créditos son ayudas económicas que permiten disponer de dinero en un momento determinado, para ello, se suele utilizar las tarjetas de crédito. La entidad pone a disposición del cliente una cantidad de dinero máxima a utilizar y el cliente solo pagará los intereses por la cantidad utilizada. También, suelen añadir intereses por el mantenimiento de la tarjeta. Tienen como finalidad afrontar gastos económicos esporádicos.

¿Puedo pedir un préstamo personal si no tengo nómina?

Sí. A día de hoy existen entidades financieras que ofrecen múltiples créditos sin la necesidad de un aval o una nómina. Además, a la hora de solicitar estos préstamos sin necesidad de un aval, tampoco es necesario disponer de una nómina como tal, pero sí que deberemos percibir algún tipo de ingreso regular. Estos ingresos deben ser justificados y entre todas las posibilidades disponibles.

¿Puedo pedir un préstamo si estoy en ASNEF?

Sí. Algunas financiadoras privadas conceden préstamos personales a pesar de pertenecer a una lista de morosos como la ASNEF o RAI. Sin embargo, normalmente, la deuda tiene que ser pequeña (como máximo 500€) y no tiene que proceder a causa de un impago con otro producto financiero. La cantidad de dinero que se puede recibir con este tipo de perfil suele ser baja.

Otra forma de solicitar un préstamo perteneciendo a la ASNEF es a través de un préstamo con garantía hipotecaria. Para poder acceder a este tipo de financiación es necesario disponer de la propiedad de un inmueble como aval, pero existe el riesgo de perder la vivienda si el beneficiario no tiene la capacidad de pagar las cuotas del préstamo.

¿Me pueden conceder un préstamo aunque no tenga avalista?

Sí. Cada vez se pueden encontrar una mayor oferta de préstamos personales sin aval, facilitando la financiación a aquellas personas que no pueden contar con un avalista. Por lo común, el aval es una persona que el beneficiario muestra como garantía adicional y se hace responsable del préstamo en caso de que el beneficiario no cumpla con las cuotas pactadas. También, se puede reflejar como aval un bien material, por ejemplo una vivienda, con el riesgo de que si no se pagan las cuotas, la entidad puede pasar a ser la propietaria de la vivienda.

Para que las entidades acepten un préstamo personal sin aval, se tendrá que tener una favorable solvencia económica, es decir, disponer de una fuente de ingresos estable que permita devolver el préstamo.

Los préstamos personales están destinados a cubrir necesidades económicas específicas que requieran un desembolso del que no se dispone. Normalmente son para: comprar un coche, un electrodoméstico, pagar estudios, reformar un inmueble, etc. Son llamados préstamos al consumo.

Requisitos para obtener un préstamo personal

Existen ciertos requisitos globales que toda entidad los requiere y son básicos para poder recibir cualquier ayuda económica.

  • Ser mayor de edad.
  • Disponer de capacidad de afrontar los pagos y deudas que vamos a recibir.
  • Disponer de residencia en España
  • No tener deudas en otros entidades financieras
  • Algunas entidades financieras en base al tipo de crédito, es posible que nos exijan no estar incluidos en ningún listado de ASNEF o lista de morosos.

Cierto es que algunos préstamos no exigen esta última condición, permitiendo a personas que se encuentran en un listado de morosos disfrutar de un crédito personal.

Los requisitos que se deben cumplir para recibir un préstamo personal pueden variar según las condiciones de la entidad, la cantidad solicitada o la solvencia del solicitante.

¿Puedo obtener un préstamo de una entidad en España si estoy en el extranjero?

Sí. Una persona puede pedir un préstamo de una entidad en España aunque resida en el extranjero. Sin embargo, no es fácil que la entidad acepte la solicitud a causa del riesgo que corren a que no sea devuelto.

Además, se puede aplicar intereses y condiciones más estrictos para las personas no residentes en España. De normal, los productos destinados a este tipo de perfil suelen ser préstamos hipotecarios para adquirir una segunda vivienda.

¿Puedo pedir un préstamo si estoy pagando otro?

Sí. Puedes pedir un préstamo aunque estés pagando otro, pero la entidad tendrá la autoridad de decidir si acepta o no la solicitud. Analizaran tu solvencia económica y la capacidad de endeudamiento para que sea mínimo el riesgo que corra la entidad. Si estas dos cuestiones son favorables, será más fácil obtener varios préstamos de forma simultánea.

¿Qué entidades conceden préstamos personales?

En los últimos años, el mercado financiero, ha obtenido nuevos competidores respecto a los préstamos personales. Os mostramos a las diferentes tipos de entidades que podéis acudir para recibir financiación.

  • Bancos: es la opción más tradicional. Se suele recurrir a una entidad financiera de confianza o una que te ofrezca favorables condiciones en tu préstamo personal. Suelen tener una ámplia oferta de productos y servicios financieros para cubrir las diferentes necesidades económicas de sus clientes. Estas entidades están reguladas por el Banco de España.
  • Prestamistas privados: suelen ofrecer pequeñas cantidades de financiación para cubrir necesidades puntuales. Se diferencian de los anteriores por su modelo de trabajo. En general,no tienen oficinas físicas; las solicitudes se realizan online; tienes una contestación en poco tiempo y el dinero es ingresado en tu cuenta inmediatamente o hasta en 48 horas. Los prestamistas privados son reconocidos por ofrecer financiación rápida y sencilla, se minoriza la documentación a entregar. Estas entidades no están reguladas por el Banco de España.
  • Crowdlending: es una red de particulares o empresas que deciden invertir en tu proyecto a cambio de unos intereses. Son plataformas P2P que operan online. El tipo de interés que se tendrá que pagar dependerá del nivel de riesgo sobre el proyecto del solicitante. Es una alternativa a los bancos tradicionales.
  • Compañías privadas: esto ocurre cuando las empresas financian los productos que venden. Por ejemplo, una gran superficie de electrodomésticos financia la compra de una lavadora o cuando un concesionario financia la adquisición de un coche nuevo. Estas empresas trabajan con entidades bancarias que les ofrecen préstamos personales para sus clientes. Es una forma de incentivar y facilitar la compra de productos.

¿En que Banco me conviene sacar un Prestamo?

No existe un banco en concreto en donde te convenga solicitar un préstamo personal. Nosotros recomendamos comparar entre los diferentes productos que el mercado ofrece. De ahí surge Kreditiweb, comparamos entre más de 100 entidades bancarias. Cuando se comparan diferentes préstamos hay que considerar:

  • Cantidad mínima y máxima de crédito
  • El tiempo mínimo y máximo de devolución
  • Flexibilidad a la hora de definir las mensualidades
  • La confianza de la entidad
  • El TAE y TIN
  • Otras comisiones o costes

¿Cuánto tardan en darte un préstamo?

Una vez aprobada la solicitud del préstamo personal, dependerá de la singularidad del mismo. Si es de carácter online, el dinero es ingresado en muy poco tiempo, puede que tarde un máximo de 48 horas en el caso de que se realice una transferencia bancaria a tu cuenta personal desde la entidad prestamista.

Las entidades bancarias tradicionales, con oficinas físicas, suelen tardar más tiempo en evaluar la solicitud y proporcionar el préstamo, ya que, el estudio de solvencia es más severo.

¿Cómo se calcula el interés simple?

El interés simple es el precio que se paga por recibir una cantidad de dinero determinada. Se aplica durante el tiempo que se haya acordado para devolver el préstamo. Este porcentaje demostrará uno de los costes que supone solicitar un préstamo. Depende del capital solicitado, la tasa de interés y el tiempo de devolución. La fórmula para calcular el interés simple sería la siguiente:

I = C·i·t

I = interés pagado

C = capital

i = decimal de la tasa de interés anual

t = tiempo de devolución en años

Un ejemplo de ello sería el siguiente.

Solicitando un préstamo de 4.000€, con una tasa de interés anual del 8% y a un año de devolución, el resultado sería el siguiente.

I = 4.000·0,08·1 = 320

Por lo tanto, el interés que se pagará por recibir financiación será de 320€, que se sumarán a el capital prestado de 4.000€, con el resultado final de que el beneficiario del préstamo tendrá que devolver 4.320€. Estos préstamos son recomendables cuando el tiempo de devolución es a corto plazo.

¿Cómo se calcula el Tipo de interés nominal (TIN)?

El Tipo de Interés nominal, TIN, es un porcentaje fijo que se aplica a los productos financieros. Refleja la cantidad de dinero que la entidad recibe por prestar dinero. En el TIN no se muestran las comisiones o gastos que genera un préstamo, sino, es el precio que el beneficiario tendrá que abonar por recibir crédito. Por lo tanto, este porcentaje no comprende el coste total del producto financiero.

El TIN se calcula de la siguiente manera:

Primero se debe de saber si el TIN es diario, mensual o anual. Por ejemplo, la entidad bancaria nos concede un préstamo de 3.000€ a un TIN del 2% mensual. El beneficiario tendrá que devolver en el próximo mes 3.000€ más el 2% de esa cantidad. El resultado sería el pago de 3.060€ por parte del solicitante. Es decir, la entidad bancaria está ganando 60€ por prestar una financiación de 3.000€.

Cuando pedimos un préstamo personal también se tiene que tener en cuenta el TAE, que refleja los costes adicionales de la gestión.

¿Cómo calcular el interés de un préstamo?

Para calcular el interés que se pagará por un préstamo se tienen que sumar dos intereses diferentes: el TIN y el TAE.

  • El TIN es un porcentaje fijo que el beneficiario paga por recibir financiación. Es la cantidad que el banco gana por prestar dinero. Puede ser diario, mensual o anual.
  • Por otra parte, el TAE refleja comisiones y gastos adicionales que genera el préstamo. Pertenecen a este interés la suma de las siguientes comisiones y gastos: la comisión de apertura, el interés pactado para el primer año, el interés pactado para los siguientes años (Euribor), etc.

¿Cómo se calcula la amortización de un préstamo?

La amortización de un préstamo es la devolución del mismo de una forma pactada entre la entidad prestadora y el beneficiario. La forma más habitual de amortizar un préstamo es a través de cuotas mensuales durante un tiempo determinado. El pago del préstamo personal se puede realizar en cuotas fijas o variables, dependerá de la singularidad del producto. Se calcula sumando el coste total del préstamo y aplicando el tipo de amortización acordada.

Por lo tanto, se trata de la cantidad de dinero y forma de devolución que el beneficiario tendrá que llevar a cabo para devolver el crédito a la entidad. Esta cantidad estará compuesta por la parte proporcional del préstamo que se amortiza y los intereses que genera.

Un préstamo personal puede soportar las siguientes formas de amortización:

  • Con cuotas constantes: se pagará la misma cantidad de dinero todos los meses.
  • Con cuotas progresivas: el importe a pagar en cada cuota crece con el paso de los años. Se amortiza una cantidad de dinero menor en el comienzo del préstamo, aunque después aumenta la cuota.
  • Con cuotas decrecientes: en este caso se empieza a pagar una cuota mayor y con el paso de los años disminuye el importe a pagar. Esta situación se da cuando la amortización de capital es fija y el interés que genera el préstamo se abona por adelantado, de este modo los intereses disminuyen gradualmente.

¿Cómo se devuelve un préstamo?

Un préstamo se devuelve en unas cuotas acordadas por la entidad prestamista y el beneficiario del crédito. Las cuotas pueden ser de días, meses o años. Lo normal, es encontrar préstamos personales desde 1 sola cuota hasta el límite de años que la entidad soporte. El préstamo se puede devolver de las siguientes formas:

Transferencia bancaria. Se trata de realizar una transferencia desde el banco del beneficiario hasta una cuenta facilitada por la entidad, en la fecha pactada por ambas partes.

Cargo habitual. La financiadora realiza de forma automática el cobro de la cuota a una cuenta facilitada por el beneficiario.

Ingreso en efectivo. Si el banco tiene sucursales físicas se puede realizar el pago de las cuotas en ellas. Esta opción es más dificultosa al tener que desplazarte hasta un lugar físico.

Si el pago de la cuota no se realiza en la fecha acordada, puede producir consecuencias económicas para el beneficiario. Por ejemplo, tener que pagar intereses o comisiones extras.

Devolver un préstamo antes de hora: ¿mejor reducir cuota o plazo?

Un préstamo personal se devuelve en un plazo acordado por las dos partes, prestamista y beneficiario. Pero, en algunos casos, es posible que el beneficiario del préstamo pueda devolverlo antes de tiempo, este procedimiento se llama amortización anticipada y algunas entidades suelen cobrar costes, entre el 0,5% y el 1% del importe que se amortice, ya que, puede realizarse de forma parcial o total.

Según la situación personal de cada persona es mejor reducir la cuota o el plazo del préstamo personal cuando se realiza una amortización anticipada parcial.

  • Al reducir el plazo pagaremos el importe acordado del contrato durante un menor tiempo. De forma que se pagarán menos intereses. Esta opción es favorable para aquellas personas que pueden pagar la cuota del préstamo cómodamente y han recibido ingresos extras que les permite reducir el plazo. El coste total del préstamo será menor.
  • Al reducir la cuota se mantendrá el plazo de devolución pero se pagará una mensualidad menor. Esta opción es conveniente para las personas que tienen dificultades para hacer frente a las cuotas. Sin embargo, a largo plazo, se pagarán más intereses.

Suele realizarse la amortización anticipada a causa de la obtención de pagas por navidad, pagas extras o por recibir puntualmente mayores ingresos.

¿Qué pasa si no pago un préstamo al banco?

El mayor riesgo de estos préstamos es la posible pérdida del inmueble hipotecado. En caso de impago, la vivienda puede ser embargada. Cierto es, que las entidades prestatarias suelen aplicar una serie de sanciones previas que pueden encarecer el precio del crédito.