Préstamos con Garantía Hipotecaria

Los préstamos con garantía hipotecaria son un tipo de financiación, generalmente, de capital privado. Aplican tipos de interés más altos que la banca tradicional, pero son más flexibles, ya que aceptan personas en listas de morosidad como ASNEF o RAI. El requisito indispensable es tener un inmueble en propiedad y libre de cargas.

Préstamo con garantía hipotecaria
Mínimo

10.000€

Importe máximo

40% valor de la propiedad

Condiciones préstamo
Condiciones préstamo
  • El solicitante tiene que ser el propietario de un inmueble o vehículo
  • La propiedad tiene que estar con pocas o libre de cargas económicas

¿Qué es un préstamo con garantía hipotecaria?

Un préstamo con garantía hipotecaria o préstamo con aval de hipotecario, es un tipo de financiación en la que una entidad financiera de capital privado entrega un importe prestado a un solicitante con la condición de que éste aporte una propiedad (piso, casa, nave, local…) como aval. El crédito con garantía hipotecaria debe tener el aval de un inmueble libre de cargas económicas o que tenga al menos el 80% de la hipoteca ya pagada. 

Los préstamos con aval hipotecario son concedidos por lo general por prestamistas y entidades financieras de capital privado. Son una alternativa de crédito y financiación a las entidades bancarias convencionales ya que las entidades financieras de capital privado suelen tener requisitos y condiciones más flexibles.

Un crédito con garantía hipotecaria es una buena opción para aquellos que no disponen no tienen un buen perfil bancario, o que por ejemplo están en ASNEF, pero necesitan dinero y son propietarios de un inmueble (vivienda, terreno, local…) libre de cargas para poner como aval de un crédito con garantía hipotecaria. Otras entidades ofrecen préstamos con aval de coche o aval de persona pero con cantidades inferiores. 
 
El importe máximo que se puede obtener en los préstamos con aval hipotecario siempre dependerá del valor de la vivienda, y como máximo puedes conseguir el 40% de la tasación de tu inmueble o hasta 500.000€ como importe máximo. 

 

¿En qué fijarte al pedir el préstamo con aval de casa?

Si estás pensando en pedir un préstamo con garantía hipotecaria, es posible que se te planteen ciertas dudas por no saber en qué elementos o en qué factores deberías fijarte a la hora de escoger un el préstamo con aval hipotecario.

Estas son algunas de las cosas que deberías analizar cuando vayas a pedir un préstamo con garantía hipotecaria:

  • ⮞ Las cargas económicas pendientes: Uno de los primeros factores que deberás analizar para pedir un préstamo con garantía hipotecaria es la carga económica pendiente sobre tu vivienda. Debes ser consciente de que si tienes más de un 20% de hipoteca pendiente lo más probable es que no te concedan el crédito. Además en caso tener cargas pendientes, éstas se descontarán de la financiación total por lo que el importe al que podrás optar será menor.
  • ⮞ La tasación de tu vivienda: El valor de tu vivienda es clave para saber a qué importe podrás acceder a través de un préstamo con aval hipotecario. La tasación de tu vivienda determinará cuál es el capital máximo que te pueden conceder, siendo el máximo el 40% del valor del inmueble o en su caso hasta 500.000€.
  • ⮞ El importe mínimo y  máximo del crédito con garantía hipotecaria: Por lo general con un crédito con garantía hipotecaria se puede solicitar un importe que va desde un mínimo de 8.000€ hasta un máximo de 500.000€. El importe dependerá directamente de la tasación de la propiedad y de las cargas económicas pendientes sobre ésta.
  • ⮞ El plazo de devolución máximo: Debes tener en cuenta también el plazo de devolución que ofrece el préstamo con garantía hipotecaria. Optar por un plazo de devolución que se ajuste a tu economía y te permita tener unas cuotas mensuales cómodas es esencial para no caer en un sobreendeudamiento. Habitualmente los plazos de devolución en préstamos con garantía hipotecaria suelen oscilar desde un mínimo de 1 año hasta un máximo de 7 años aproximadamente. 
  • ⮞ El tipo de interés aplicado: Otra de las variables que no debes obviar es el tipo de interés que se aplique al préstamo con aval hipotecario. Es importante que te fijes sobre todo en la TAE (Tasa Anual Equivalente) ya que en ésta se incluye el interés a pagar por el dinero prestado así como otros gastos como comisiones. La TAE de un crédito con aval hipotecario puede variar desde un 3% hasta un 28% dependiendo de entidad y condiciones.
  • ⮞ Las comisiones y otros gastos: Un préstamo con garantía hipotecaria supone realizar diferentes gestiones y por tanto, es posible que conlleve una serie de comisiones adicionales. Las comisiones que suelen tener los créditos con garantía hipotecaria son la de apertura, la de desistimiento y la de subrogación o novación.
  • ⮞ El período de carencia: Muchas financieras ofrecen la posibilidad de tener un período de carencia en el préstamo con aval hipotecario. En algunas entidades financieras existe la posibilidad de solicitar hasta 5 años de carencia. 

 

Ventajas de un crédito con garantía hipotecaria

  •   Los créditos con garantía hipotecaria son una alternativa a la financiación bancaria convencional
  •   Puedes pedir un préstamo con garantía hipotecaria con ASNEF o RAI
  •   No tienes que justificar la finalidad del préstamo
  •   Puedes obtener financiación a través de tu vivienda y seguir utilizándola
  •   Es posible acceder a importes altos

 

Desventajas de un crédito con garantía hipotecaria

  • ✗ El tipo de interés es más alto que los préstamos bancarios
  • ✗ Debes aportar el aval de una vivienda
  • En caso de impagos la financiera podría embargar tu vivienda

 

Documentación y requisitos 

Los requisitos que debes cumplir para pedir un préstamo con garantía hipotecaria son los siguientes:

  • ⮞ Ser propietario de un inmueble libre de cargas económicas o pagado al 80%
  • ⮞ Ser el titular de una cuenta bancaria
  • ⮞ Disponer de ingresos estables demostrables 

En base a estos requisitos, estos son los documentos que deberás aportar cuando solicites el préstamo con aval hipotecario:

  •  Documento de identidad 
  •  Ingresos demostrables (nómina, pensión, renta, prestación por desempleo…)
  •  Recibo del IBI. 
  •  NOTA SIMPLE o Escrituras del inmueble en las que figures como propietario 

Condiciones de un crédito con garantía hipotecaria

Importe mínimo y máximo

El importe prestado en un préstamo con garantía hipotecaria depende directamente de cuál sea el valor de inmueble que actúa como garantía de pago y de cuál sea el capital pendiente sobre ese inmueble.

Cada solicitante obtendrá un importe mínimo y máximo diferente en función de sus circunstancias. Aunque por lo general el importe mínimo al que se puede acceder con un crédito con garantía hipotecaria es de 8.000€ y el máximo es del 40% sobre el valor real de la vivienda o en su caso hasta 500.000€. 

En cuanto a la tasación, estos son los factores que pueden influir en la tasación del inmueble que pones como aval:

  • ◾ Estado y antigüedad de la vivienda, si es una vivienda nueva o reformada la tasación será mayor y podrás conseguir más financiación.
  • ◾ Localización geográfica: la tasación de una vivienda céntrica siempre será mejor que en localidades aisladas y con poblaciones pequeñas.
  • ◾ Situación económica del país y del mercado inmobiliario en general. 

Plazo de devolución del préstamo con garantía hipotecaria

En los préstamos con garantía hipotecaria se suelen establecer plazos de devolución desde 1 año hasta máximo 7 años. Debes tener en cuenta que cuando mayor sea el plazo de devolución, más tiempo pagando intereses.

 

Tipos de interés en los préstamos con garantía hipotecaria

Los tipos de interés que se aplican en un crédito con garantía hipotecaria de capital privado son más altos que los de los préstamos bancarios convencionales. Estos son los dos tipos de intereses que se aplican:

  • ◾ TIN: Tasa de Interés Nominal que supone el porcentaje fijo a pagar por el capital prestado por la financiera. Generalmente en los préstamos con aval hipotecario se puede encontrar el TIN desde 8,90%. 
  • ◾ TAE: Tasa Anual Equivalente, es el interés que tiene en cuenta el tipo de TIN, el plazo de devolución y los gastos adicionales que tenga el préstamo. Fijarse en la TAE puede dar una idea más aproximada de cuál será el coste total de la financiación. En los créditos con garantía hipotecaria podemos encontrar una TAE desde 3% hasta el 28%. 

 

Gastos y comisiones de los préstamos con aval hipotecario

Estos son los gastos adicionales y comisiones que puede soportar un préstamo con garantía hipotecaria:

  • ✎ Comisión de apertura: Es la comisión que cobran las financieras en concepto de los costes por las gestiones y transacciones de contratación del préstamo.
  • ✎ Comisión por desistimiento parcial o total: Es una comisión que se puede cobrar en caso de que el solicitante desee pagar por adelantado una parte o la totalidad de un préstamo con gar
  • ✎ Comisión por subrogación: Es la comisión que cobra la financiera en caso de que se quiera cambiar de deudor o prestamista. Es decir en caso de cambiar el préstamo de financiera o de cambiar el titular del préstamo con garantía hipotecaria se pagaría una comisión por subrogación.
  • ✎ Comisión por novación: Si se cambia alguna de las condiciones iniciales del crédito la entidad podría cobrar esta comisión.
  • ✎ Gastos de la tasación: En un préstamo con garantía hipotecaria el solicitante debe hacerse cargo de los costes que conlleve la tasación del inmueble. 

 

¿Para qué pedir un préstamo con aval hipotecario?

Existen diferentes motivos por los que solicitar un préstamo con garantía hipotecaria:

  • ⬥ Reunificación de deudasSi tienes una acumulación de deudas, puedes solicitar una reunificación a través de un préstamo con garantía hipotecaria para unificarlas y tener una única cuota.
  • ⬥ Financiación para negocioMuchas veces los empresarios o autónomos optan por este tipo de financiación para su negocio poniendo como aval un almacén, un local o una fábrica.
  • ⬥ Financiación con ASNEF: Para las personas que están en una lista de morosidad, supone una alternativa para poder acceder a un importe de gran valor.
  • ⬥ Reformar para vender vivienda: Con un préstamo con garantía hipotecaria puedes conseguir la liquidez para reformar una vivienda que quieras poner en venta, aumentando así su valor de venta.
  • ⬥ Aceptar herencias: Obtener una propiedad en herencia supone hacerse cargo de una serie de gastos. Muchas entidades ofrecen la oportunidad de poner la misma vivienda heredada como aval del préstamo para poder financiar la aceptación de la herencia.

 

Amortización de un crédito con garantía hipotecaria

Es posible pagar el préstamo con garantía hipotecaria a través de dos sistemas de amortización diferentes; el francés o americano. Dependiendo de tus circunstancias económicas y de tus preferencias podrás escoger el que más se adecue a ti. 

  • ▶ Sistema de amortización francés: Se trata de un sistema de amortización de cuotas constantes. Los intereses que se pagan van en función del capital pendiente de devolver. Por ello, al principio del préstamo con garantía hipotecaria pagarás una mayor parte de intereses que de capital y al final acabarás pagando más capital y menos intereses. En este sistema la cuota siempre será igual lo que variará es el porcentaje de intereses y de capital a pagar.
  • ▶ Sistema de amortización americano: Este sistema se caracteriza porque durante toda la duración del préstamo únicamente se pagan los intereses de manera anual. El capital prestado se devuelve en un único pago cuando finalice el plazo de devolución. Este sistema es ideal si por ejemplo deseas el importe del crédito con garantía hipotecaria para poder reformar tu vivienda y luego venderla. De esta manera podrás asegurarte que cuando llegue el momento de realizar el pago del capital, dispondrás de la liquidez suficiente.

 

¿Qué hacer si no puedes devolver el préstamo?

Si consideras que no vas a poder hacer frente al pago de las cuotas del préstamo con aval hipotecario, lo más recomendable es que te pongas en contacto con la entidad financiera e intentes negociar o solicitar alguna de estas posibilidades:

  • ✎ Solicitar períodos de carencia: Se trata de un período en el que se pueden dejar de pagar las mensualidades (carencia total) o dejar de pagar únicamente la parte del importe prestado pero sí pagar los intereses que generan (carencia parcial). Este tiempo de no pago, de carencia, lo ofrecen los prestamistas con la finalidad de que el prestatario pueda pagar las cuotas de la manera más cómoda posible y no llegar al impago, y por tanto, al embargo. 
  • ✎ Solicitar alargar el plazo de devolución. De esta manera las mensualidades resultarán más cómodas ya que serán de una cantidad inferior, aunque está opción siempre habrá que negociarla con la entidad, que será quién decida si es posible alargar el plazo o no. Sin embargo, deberemos tener en cuenta que al alargar el plazo del préstamo, acabaremos pagando más intereses.
  • ✎ También es posible que la entidad ofrezca un nuevo calendario de pagos y extienda el plazo de devolución, pero esto supondrá más intereses y por tanto, un importe final mayor. Por tanto, es importante asegurarse bien antes de contratar el préstamo de que seremos capaces de poder afrontar las cuotas y no caer en impagos.

Es importante que tengas en cuenta que cuando se produce un impago de las cuotas por parte del prestatario, el prestamista o la financiera puede embargar la propiedad, pero antes de llegar a este punto, se suelen aplicar otras penalizaciones: intereses por demora, comisiones adicionales, incluir el nombre del solicitante en un fichero de morosos… Por ello es muy importante estudiar todas las posibilidades y alternativas posibles antes de llegar al embargo de la propiedad.

Analizamos tu perfil y te mostramos los préstamos con las mejores condiciones con SWIPE CREDIT

  • Consigue entre 100€ y 500.000€
  • Inmediato y personalizado
  • Comparamos más de 50 entidades
solicitar